Destacadas, Getafe

Sospechas por la ausencia de actividad en Corrugados mientras se miden sus emisiones

GETAFE – Desde hace un par de semanas, una unidad encargada de medir la calidad del aire permanece estacionada en un punto fijo del barrio de Los Molinos.

Concretamente, este vehículo se encuentra ubicado en la calle de la Gran Sultana, con el correspondiente distintivo de la Comunidad de Madrid y a escasos metros de la principal fuente de emisiones presuntamente contaminantes a la atmósfera que han provocado las denuncias históricas de los vecinos de esta zona de la ciudad, la factoría de Corrugados.

Casualmente, según cuestionan los residentes en Los Molinos, la fábrica ha experimentado en las últimas fechas un sospechoso descenso de actividad, que ha provocado que las otrora grandes columnas de humo blanco que podían apreciarse a kilómetros de distancia procedentes de Corrugados hayan desaparecido de la noche a la mañana.

Imagen “habitual” de la actividad nocturna en Corrugados (foto Javier Muyo)

Javier, vecino del barrio, apunta en un escrito remitido a este medio que habitualmente “hay por lo menos una chimenea desde la que mana una columna de humo blanco sin descanso, cuando no se unen las otras columnas que, según el Ayuntamiento, es solo vapor de agua”, y añade que “no es raro ver un nubarrón negro cubriendo la fundición, a diario el barrio se impregna de un olor raro a metal y el ruido de la fundición se escucha sin duda alguna, más aún en noches y fines de semana”.

Por este motivo “resulta al menos chocante que, desde que la furgoneta de medición está instalada, estemos disfrutando de un cielo azul que solo hemos podido disfrutar cuando la fundición cerró hace ya unos años, y van a emitir un informe de un medio ambiente que desde luego no es el habitual en el barrio, y los vecinos nos quedaremos con la sensación que tengo yo ahora mismo al ver la función parada (o a muy baja producción, para no contradecir al Ayuntamiento) y el equipo de medida instalado desde hace dos semanas, de que alguien se está riendo de nosotros”, lamenta este vecino.

Javier ha remitido un escrito tanto a la empresa encargada de la medición del aire como a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento de Getafe denunciando esta ‘curiosa’ situación. Desde el Consistorio se han puesto en contacto con él para explicarle que “según un punto de medición de contaminantes continuo, la fundición está activa, y que existen otras formas de saber y cotejar el informe que van a sacar, ya que la furgoneta de medición estará un mes allí”, según explica.

*Foto de portada: Javier Muyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *