Destacadas, Leganés

Las asociaciones vecinales de Leganés claman contra el alcalde por rechazar sus propuestas en favor de las familias

santiago-llorente-dimision

 La Federación Local de Asociaciones Vecinales de Leganés ha criticado la gestión del alcalde de la ciudad, el socialista Santiago Llorente, a quien ha responsabilizado directamente de una situación que supone que “las vecinas y vecinos de Leganés vayamos cuesta abajo con el acelerador puesto”.

Según detallan en un comunicado, “el último acelerón lo ha dado al no aceptar ninguna de las propuestas realizadas por la Federación, donde lo único que planteábamos es que se tuviera en cuenta la situación de dificultades económicas que están sufriendo las familias y comercios locales”.

En este sentido, detallan que las alegaciones presentadas a las ordenanzas fiscales del próximo ejercicio “iban en la línea de facilitar bonificaciones y ayudas a las familias y comercios que están sufriendo la crisis económica; bonificaciones y ayudas para facilitar todo lo que tiene que ver con la accesibilidad universal y la rehabilitación de edificios residenciales y aumentar las horas de prestaciones para la ayuda a domicilio para personas mayores y familias que requieren dicho servicio municipal, entre otras”, así como “proponer que el Hospital Severo Ochoa no tenga que pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (casi 600.000 euros) en lo que entendemos como defensa de la Salud Pública”.

En este sentido, desde la Federación remarcan que el Gobierno local de Leganés “lleva los últimos años dando superávit con millones de euros que no se gastan y que no van a mejorar la situación de la ciudadanía y de la ciudad, lo único que le preocupa es recaudar impuestos de los más vulnerables”, para recordar que “este Gobierno ya dio un estacazo a los bolsillos de las familias con la subida del 13% en el Impuesto de Bienes Inmuebles”.

“Este año, rodeados por la crisis sanitaria y la económica, este ayuntamiento tiene abandonados a sus vecinos y vecinas, que hacen colas en los distintos locales de asociaciones que distribuyen ayudas: comida, ropa o lo que sea para pasar el día, que cada vez es más duro, con el frío del invierno que, aunque se demora, llegará. Sin apenas servicios sociales, y sin albergue ni comedor social. Está hecho: seremos una ciudad más pobre”, puntualizan.

“Un gobierno que cierra servicios públicos dirigidos a la población más vulnerable mientras aprueba un gasto de casi 10 millones para hacer una rotonda para facilitar el acceso a los trailers de una multinacional”, apostillan.

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies