Destacadas, Leganés

Juzgan a un hombre acusado de abusos sexuales a una empleada bajo amenazas de despido

LEGANÉS – La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Madrid juzga desde este martes a Héctor P.B., acusado de valerse de su superioridad jerárquica dentro de una empresa de Leganés para abusar sexualmente de una empleada en reiteradas ocasiones.

La mujer, víctima de los abusos, presenta como secuela un trastorno de estrés postraumático, según detalla la Fiscalía. Habiéndose comprobado durante el tratamiento psicológico posterior que presentaba indicadores con vulneración afectiva”así como indefensión ante sus vivencias y acomodación a la situación abusiva referida con sentimientos de culpa y estrés”.

Tal y como ha hecho saber la acusación del Ministerio Público, el acusado trabajaba como capataz en una empresa de Leganés y en septiembre de 2014 comenzó a mostrar un trato diferente hacia la empleada, interesándose por temas personales “que sobrepasaban el ámbito estrictamente laboral”.

Por aquella época, además, la empresa se encontraba en proceso de reducción de plantilla, y ello generó en la víctima un “sentimiento de temor” a perder tanto su empleo como el de su padre, quien trabajaba en la misma empresa si no accedía a las peticiones del procesado. Los abusos, de acuerdo con las indagaciones de la Fiscalía, comenzaron en el mes de septiembre de 2014  y se habrían producido hasta marzo de 2015.

ABUSOS SEXUALES

“Valiéndose de la relación de superioridad que ostentaba, comenzó a tocarle el hombro introduciendo la mano por debajo de camiseta, tocándole los pechos, llegando a meterle la mano entre el pantalón y a tocarle con los dedos en sus partes íntimas”, narra el Ministerio Público, precisando que la mujer se quedó “paralizada” por la situación y que le manifestó hasta en tres ocasiones que cesara.

Mes y medio más tarde el acusado forzó presuntamente a la mujer a que le hiciera una felación, “accediendo ésta ante la superioridad del acusado y el miedo que le suponía las repercusiones que en el empleo pudiera suponer su negativa”. En la tercera ocasión la empujó supuestamente contra la pared tocándole el pecho y el culo, “llegando a meterle las manos entre el pantalón y le tocó los genitales abrazándola para impedir que se moviera”.

El último abuso se habría producido en marzo de 2015 cuando Héctor P.B. “aprovechó que se había quedado a solas con la mujer en una estancia de la empresa para cerrar la puerta con llave y penetrarla vaginal y analmente porque si no accedía iba a tomar cartas en el asunto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies