Destacadas, Otros

Ángel Garrido pretende afianzar su candidatura con el dinero de todos los madrileños

garrido marca montaje

REGIONAL – El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, no ha tardado mucho tiempo en encontrar acomodo a personas y altos cargos del anterior Gobierno de la Nación que han tenido que abandonar sus puestos tras la moción de censura de Pedro Sánchez, lo que en algunos sectores se entiende como un posible ‘intercambio de favores’ por parte del mandatario regional.

Garrido, máximo responsable del Ejecutivo autonómico tras la dimisión de Cristina Cifuentes, ha creído oportuno que uno de estos primeros nombramientos sea el de Lucía Molares, nueva consejera delegada del ente público Obras de Madrid y que hasta ahora venía ejerciendo las labores de directora general de la empresa estatal de suelo SEPES, quien no ha tardado mucho tiempo en encontrar un nuevo puesto designado a dedo.

Fuentes consultadas por Actualidad Sur han valorado negativamente este nombramiento por el perfil de Molares, especialmente a un año de las próximas elecciones y con un importante número de proyectos sobre la mesa que, ahora, podrían no ver la luz con la llegada de la nueva directora general.

Según estas mismas fuentes, Ángel Garrido estaría intentando posicionarse como candidato del PP de cara a las elecciones autonómicas de mayo de 2019 con este tipo de “favores”, buscando acomodo con suculentas retribuciones a altos directivos del partido, en el organigrama de la Comunidad de Madrid.

Imagen de dudosa legalidad

El presidente del Gobierno regional ha iniciado ya su particular precampaña de cara a los comicios estrenando una nueva imagen de marca en la que, junto a las iniciales A.G. aparece la bandera de la Comunidad de Madrid.

Una campaña que, cuanto menos, es de dudosa legalidad y que supone que el presidente regional esté haciendo uso de la imagen institucional del Gobierno regional con fines totalmente partidistas, como de hecho ya ha evidenciado en algún que otro vídeo colgado en sus redes sociales.

En ellos, Garrido aparece ejerciendo como presidente autonómico de todos los madrileños en actos oficiales y con su marca preelectoral perfectamente visible junto a la bandera de la Comunidad de Madrid, algo que, si no ilegal, es cuanto menos inmoral.

El cambio de rumbo de Garrido es evidente, toda vez que el pasado 8 de mayo declaraba públicamente en los micrófonos de la Cadena Cope su intención de no presentarse a las elecciones de mayo de 2019, algo que a tenor de los últimos movimientos parece haberse replanteado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies