Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Desplácese hacia arriba

Arriba

Un comentario

Tatuajes para recuperar la autoestima

Tatuajes para recuperar la autoestima
Actualidad Sur

La lucha contra el cáncer, y en especial contra el cáncer de mama, está plagada de historias protagonizadas por héroes y, sobre todo, heroínas. Uno de esos personajes que merece reconocimiento es Álvaro Quesada, técnico audiovisual de formación y dedicación que, un buen día, impulsado por su mujer, decidió lanzarse al mundo de los tatuajes. Poco después se cruzó en su camino el doctor Lorenzo Rabadán, del Hospital de Torrejón, y ambos dieron forma a un proyecto que está cambiando la vida a muchas mujeres: el tatuaje terapéutico para pacientes de cáncer de mama. “Lleva años aplicándose con este fin en otros países”, explica Álvaro, en referencia a una técnica que consiste, básicamente, en un tatuaje aplicado en la reconstrucción del complejo areola-pezón.

El Hospital de Torrejón tenía en mente implantar esta técnica y Álvaro Quesada se lanzó a la aventura con resultados óptimos. Cada vez son más los centros hospitalarios que se lanzan a esta idea, y este joven madrileño les muestra cómo hacerlo. “Estas formaciones están muy enfocadas a la reconstrucción del complejo areola-pezón. No pretendo que nadie aprenda a tatuar en dos días de formación, pero sí que nada más recibir estos conocimientos puedan funcionar de manera autónoma y defenderse ante cualquier caso”, explica. “El programa cuenta con una breve parte teórica donde acerco al personal médico al mundo del tatuaje y trato de que se familiaricen con la nomenclatura del material que tendrán que utilizar, y en segundo lugar existe una parte práctica muy importante donde normalmente el Centro pone los cursos a disposición de los pacientes y de esta manera cubrimos la necesidad de ‘aliviar’ listas de espera y aprender a la vez”.

Por el momento, los Hospitales de Ourense y Santiago de Compostela se han sumado ya al proyecto, pero Álvaro va mucho más allá. “Mi pelea hoy por hoy es luchar porque este tema esté totalmente incluido como parte de un tratamiento. Como parte de una curación. Porque es igual de importante que cualquier medicina y porque nadie elige perder un pecho o los dos. Es algo humano, y la realidad es que, tras un trauma de cualquier tipo, cuando desde el punto de vista médico una lesión está estable, lo que buscamos es ‘reencontrarnos’, tratar de reconocer de nuevo en el espejo a la persona que éramos. Por ello no debería ser excluyente esta parte del proceso”.

Para Álvaro, el futuro es “contar con una unidad de pigmentación médica donde atender desde lesiones por quemaduras, cicatrices, vitíligos, mastectomías y cualquier otro tipo de estigma que impida cerrar una etapa y curarse al 100%”.

Primeros pasos

“La primera vez fue, como todas las demás, algo mágico”. La paciente que decidió ponerse en sus manos era amiga del doctor  Rabadán y “acabó encantada con el resultado”. Álvaro, por su parte, terminó “emocionado y completamente realizado”.

“Hay una diferencia abismal entre una paciente y una ‘clienta’ que va a un centro de estética esperando unos resultados que estén a la altura de los honorarios que ha pagado. Nuestras pacientes, aunque llenas de energía y positivismo, entran en el hospital con el listón bastante bajo por así decirlo. Con unas expectativas muy mermadas fruto de innumerables y dolorosas intervenciones médicas. Tras someterse a un tatuaje de no más de una hora e indoloro para ellas, el cual deja un resultado tan espectacular, su reacción es asombrosa y su actitud, eternamente agradecida”. “Yo me siento inmensamente rico y afortunado porque puedo ayudar con lo que hago y enseño, y supone apenas un pellizco de mi tiempo”.

Álvaro Quesada regenta el estudio Sugar Tatoo Madrid, ubicado en la calle Sánchez Pacheco, 92.

Comentarios

Dejar un comentario