Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Desplácese hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

Mónica Cerdá, edil no adscrita del Ayuntamiento de Getafe: “Lo que podría ser y no es: en el ecuador de una legislatura”

Mónica Cerdá, edil no adscrita del Ayuntamiento de Getafe: “Lo que podría ser y no es: en el ecuador de una legislatura”
Actualidad Sur

Posiblemente esta legislatura, en mayo de 2019, debería ser lo que el PSOE de Getafe decía en el inicio de su programa electoral: “[…] este tiempo nos ha servido para reflexionar sobre los errores propios que provocaron que los getafenses nos negaran su confianza […]”.

Sin embargo, estos dos años de gestión del Ayuntamiento de Getafe, están marcados por una manifiesta falta de visión transversal de las medidas adoptadas, con importantes retos incumplidos, producto de una falta de diseño de un modelo de ciudad que marque la política municipal. Se ve un cúmulo de proyectos sujetos a la espontaneidad y el resultado a corto plazo; de este modo, no se consigue realizar un presupuesto progresivo y social; y, entre otros asuntos importantes, carecemos de un plan de vivienda que recoja las demandas de la actual sociedad y se gobierna a golpe de titular en prensa.

Además, se ha convertido la transparencia en la gestión y la participación ciudadana, en el gran caballo de Troya del actual Gobierno, generando una sensación de enfado y temor social que es más propio de otros modelos de gobernanza. Las diversas asambleas vecinales continúan el modelo de recogida de deseos, más que de una evaluación de la gestión municipal para favorecer su mejora.

Con este panorama, la genial Mafalda diría: “¿por dónde hay que empujar este país (esta ciudad como Getafe) para llevarlo adelante?”.

Pues bien, no se debería llegar a tanto si se ponen los medios necesarios con voluntad de diálogo y consenso, estableciendo el tan deseado “contrato ciudadano”, con lo que se consiga que la ciudadanía forme parte real, desde los inicios, de la elaboración de las políticas públicas. Mientras tanto, queda diseñar un modelo de ciudad verdaderamente social, económica y medioambientalmente sostenible. Me pregunto: ¿Lo lograremos?

Dejar un comentario