Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Desplácese hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

El reto de captar la emoción

El reto de captar la emoción
Actualidad Sur

Política emocional es una ventana a un mundo que se dedica a escribir, discutir, opinar, verborrear palabras, poemizar, transmitir impresiones, percepciones, sensaciones, sentimientos o cualquier otro sustantivo que le queramos dar, sobre todo aquello que sucede en el entorno emocional.

Eso sí, como su propio nombre indica: “política emocional”; poniendo el énfasis en la realidad política actual.

El liderazgo a todos los niveles, la puesta en escena de las distintas decisiones, la comunicación política e institucional, las estrategias y tácticas ligadas a la comunicación, el juego de roles entre los distintos actores, la oportunidad como garantía de éxito, la ausencia total de comunicación en niveles más bajos donde confunden comunicación con información, etc…, son algunos de los temas que se irán desgranando en este espacio abierto dentro del universo digital.

También ese es nuestro reto, captar el interés primero y luego emocionar.

No olvidemos y estamos asistiendo en estos días a una muestra de ello, que todo esta cambiando, las antiguas formas ya no sirven (ni en la política, ni en la comunicación), el entorno es cada vez más competitivo, las líneas más difusas, los espacios de opinión y de libertad cada vez más grandes; todo ello hace cada vez más necesario, que para captar la atención sea imprescindible que se haga desde un punto emocional.

Todos; políticos, periodistas, comunicadores, responsables públicos, consultores, coach, tenemos un reto: captar la emoción.

Si no somos capaces de transmitir emociones, de recibir emociones, de transpirar emociones, de empatizar con los vecinos, ciudadanos, electores, en definitiva con personas que sienten y padecen igual que todos, aunque algunos se instauren en un pedestal de superhéroes, que en realidad, no es nada más que un comic en su propia vida; no seremos capaces de generar confianza y por lo tanto, no tendremos ninguna garantía de éxito en aquello que queramos comunicar o en aquello que queramos conseguir: VOTOS.

Y para aderezarlo un poco más, hay que hacerlo con total transparencia, existe un lobby ciudadano, un ojo que todo lo ve. En muy pocos segundos, cualquier desliz, mentira, insinuación u opinión; puede pasar de ser un mero post en cualquier red social a abrir los telediarios de las principales cadenas de televisión.

Una buena planificación estratégica de la comunicación, genera confianza. Tenemos que conseguir que aquello que nosotros queremos transmitir sea percibido fielmente por los destinatarios, que no exista distorsión entre el emisor y el receptor.

Para ello existen toda una serie de instrumentos técnicos, en los cuales hay que plasmar esa estrategia con el tono y el estilo adecuado: plan de comunicación, plan de medios, plan de campaña, comunicación ligada a la gestión, presentaciones, inauguraciones, discursos, gabinetes de prensa, notas de prensa, comunicados, ruedas de prensa, bandos, folletos informativos, etc…
Ya no vale, con aquello, que algunos exagerados decíamos de la “Campaña Permanente”; ahora esa campaña, además de permanente, tiene un reto muy importante, el de captar la emoción de todos nosotros y después emocionarnos, ilusionarnos y liderarnos con las propuestas de acción que de esta escucha activa ejecutaremos, no del cerebro racional, si no de los poros de la piel, del cosquilleo en el estomago y de la sonrisa en la cara, se implementarán en el corazón de todos nosotros. Y felices iremos a depositar nuestra confianza y nuestro voto, a aquel líder o aquel partido que nos ha llegado al corazón, así de simple y así de difícil, todo un reto.

“La política se guía por emociones, por narrativas muy simples, que tienen que ver más con nuestros instintos más básicos que con el cerebro más analítico.

La comunicación política bien hecha requiere entender al ser humano en toda su complejidad. No vale ya con saber hacer una nota de prensa. De hecho, lo último es hacer una nota de prensa. Eso se aprende en diez minutos.” Luis Arroyo.

 

José Luis Vicente Palencia

Dejar un comentario