Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Desplácese hacia arriba

Arriba

Sin comentarios

AMEL, un espacio de encuentro para todas las emprendedoras y empresarias de Leganés

AMEL, un espacio de encuentro para todas las emprendedoras y empresarias de Leganés
Actualidad Sur

Ana Victoria Muñoz Morante es empresaria y una de las fundadoras de AMEL (Asociación de Empresarias de Leganés), una organización cuyo fin es profesionalizar a la pequeña empresa de Leganés y ayudarla a que tenga acceso a formaciones y a las últimas tendencias en marketing y gestión, ya que a pesar de estar pegados a Madrid “no participamos muchas veces de la vanguardia que se cuece todos los días en foros y círculos de la capital”.

¿Cómo surge la idea de crear AMEL?

AMEL surge cuando un grupo de mujeres de diversos comercios nos reunimos para  realizar unos cursos de ventas, vimos que la acogida de este curso fue muy buena y nos dimos cuenta que había muchas carencias a nivel técnico y de gestión personal para las mujeres empresarias en esta ciudad.

¿Quién lo funda inicialmente y con cuántas empresarias?

Lo fundamos inicialmente Estela Pérez, Maitane Mendoza, yo y el único hombre que desde el principio está con nosotras preparando los planes formativos y mentorizando a las socias, Javier García Calvo. Y se nos han ido uniendo otras mujeres empresarias en este año de vida.

¿Cuál es el fin para el que nace?

AMEL, nace con el fin de provocar un cambio de mentalidad en las emprendedoras, para que vayan más allá del autoempleo y generen estructuras de empresa moderna. Todo ello a través de formaciones sobre técnicas de ventas, neuromarketing, inteligencia financiera, marca personal. Queremos que nuestras asociadas tengan un desarrollo personal, que se vea reflejado en su mundo empresarial.

Un espacio de encuentro para todas las emprendedoras y empresarias de Leganés.

¿Qué perfiles empresariales componen la asociación?

La asociación está compuesta por mujeres empresarias, profesionales liberales, autónomas y emprendedoras.

¿Qué hay que hacer para formar parte de ella?

Ponerse en contacto con algunas de las socias o bien con la directiva en nuestro e-mail amel.leganes@gmail.com

¿Qué proyectos habéis realizado? ¿Cuáles tenéis en mente para los próximos meses?

Hemos realizado grandes proyectos en esta ciudad como “El Barrio de las Bodas”, en el que unimos a más de 50 comercios de esta ciudad y en su evento “Leganés se casa” logramos reunir a más de 3000 personas.

Empresur, el primer networking de la zona sur, en el que conseguimos que más de 400 empresarios de la zona sur y de Madrid estuvieran en nuestras dinámicas de grupo y conferencias.

Actualmente estamos con la venta de “Amelitas 2017”, un calendario donde cada una de las socias aparecen en los meses del año con una frase motivadora, para animar a las futuras emprendedoras.

También estamos participando en diferentes campañas con la Delegación de Comercio del Ayuntamiento y el resto de Asociaciones para el “Black Friday” y “Navidad”. Y estamos preparando un plan de actividades para el 2017, donde tendremos nuevas propuestas aparte de los eventos citados anteriormente.

Cuéntanos algo sobre tu empresa

Mi empresa se llama Camila, es una tienda de tés, cafés y chocolates gourmet que tiene ya tres años de vida. A parte de esto me dedico a otras actividades de distribución comercial y exportaciones. Y soy socia de  una empresa que organiza  “Fiestas para chicas”.

¿Desde cuándo eres empresaria? ¿Cómo fueron los comienzos?

Soy empresaria desde hace más de tres años. Los comienzos no son fáciles y mantenerse tampoco. Por eso es importante tener a gente alrededor con la que puedas contar, con quien poder hacer sinergias, mujeres con las que  poder asociarte y llegar a negocios que por sí sola no llegaríamos…”Si quieres llegar rápido ves sola, si quieres llegar lejos, viaja acompañada”.

¿Qué dificultades crees que hay a la hora de emprender? ¿Es más difícil si eres mujer?

La mayoría de la gente que se pone en contacto con nosotras en temas de emprendimiento lo hace porque no saben muy bien por dónde empezar, que trámites seguir, qué opciones son mejores.

El mayor problema que veo en las mujeres, es la carga familiar que soportan, que les hace difícil crear empresas realmente profesionales que vayan más allá del autoempleo o incluso una aportación económica en la familia.

Esto en mucha mujeres es una creencia limitante que tienen que superar y desde AMEL con herramientas de coaching ayudamos a romper este techo de cristal que impide que se desarrollen.

¿Qué les dirías a aquellas personas que quieren lanzarse al mundo empresarial?

Lo primero que hay que hacer es desaprender buena parte de los que nos han enseñado desde el sistema educativo y la familia, pues nos enseñaron un sistema que funcionaba en el siglo XIX, hemos pasado a una nueva era donde lo que tiene valor es el talento, que es el único factor diferencial que puede hacer que un emprendedor gane dinero. Desde esta base es importante poner foco de donde uno quiere llegar y ponerse en acción.

Dejar un comentario